Este cubano lanzó en Grandes Ligas, fue despedido y ahora tiene una nueva oportunidad

4 min


-1
Michel Báez volverá a la acción tras ser despedido por los Padres. Foto tomada del perfil en X del nuevo club del cubano.

Uno de los lanzadores cubanos que consiguió celebrar su debut en Grandes Ligas durante el pasado reciente, no tuvo un 2023 muy feliz, luego de que sus empleadores lo dejaran libre hacia finales de ese año.

Michel Báez Cruz, potente derecho oriundo de Mayabeque, llevaba desde 2016 al servicio de los Padres de San Diego, para quienes jugó en la élite durante las temporadas de 2019, 2020 y 2022. Tras ese tiempo y algunos problemas físicos que le impidieron desarrollar su máximo potencial, los de la División Oeste de la Liga Nacional se deshicieron de él.

Afortunadamente para este hombre nacido en el 21 de junio de 1996 en Quivicán, hace muy poco, menos de un mes después de celebrar sus último cumpleaños, Báez fue anunciado como nuevo jugador de Sultanes de Monterrey, club que disputa la Liga Mexicana de Beisbol.

En este momento, Sultanes tiene marca de 43 victorias y 29 derrotas, la cual les permite compartir con Algodoneros de Unión Laguna el liderato de la Zona Norte del circuito veraniego.

A falta de un mes para el cierre de la campaña regular, los regiomontanos parecen prácticamente asegurados en los playoffs programados para iniciar el 3 de agosto venidero.

El diestro de la Isla pudiera hacer valer su potente recta, junto a sus efectivos cambio de velocidad y slider, para fortalecer el staff de los Sultanes y, quién sabe, si también para ayudarlos a luchar por un título que no logran desde 2018.

***

Cuando los Padres lo dejaron ir, no fue la primera vez que Michel sufrió un contratiempo grande y siguió trabajando para volver con más fuerza.

“Recuerdo que después de las provinciales me llamaban a las preselecciones para hacer el equipo de la antigua Habana y, aunque mis resultados habían sido buenos y tenía excelentes números, en el último corte me eliminaban. Nunca me dieron una razón de peso. En esas categorías se veía mucho que llevaban al hijo de papá antes que a otros con talento”, contó a Cubalite en 2020 para referirse a su etapa de adolescente, en la que  pensó incluso en dejar la pelota.

Tras completar su etapa juvenil, durante la cual integró el equipo Cuba que salió campeón —junto a Estados Unidos— de un torneo continental efectuado en México, Báez debutó en primera categoría en la 54 Serie Nacional (2014-2015).

En la primera parte de aquel campeonato, con la camiseta de su natal Mayabeque, tuvo 13 salidas, todas como relevista. Permitió 15 limpias, ganó un juego, perdió otro, le batearon para .277 (26 hits en 94 turnos), ponchó a 14 y dio 16 boletos.

Aunque no consiguió guarismos demasiado llamativos, Alfonso Urquiola, entonces mánager de Pinar del Río, notó su calidad y lo pidió como refuerzo para la segunda vuelta del torneo.

“Me sorprendió muchísimo la llamada de Pinar porque verdaderamente no lo hice bien ese año. Pensé que la temporada había acabado para mí. No sé por cuál razón me llamaron. Quizás vieron mi velocidad, no sé”, contó.

Al servicio de los pativerdes tuvo poco protagonismo, y en tres apariciones como apagafuegos permitió cuatro hits, dos limpias y tres ponches en 2.2 entradas sobre la lomita.

Tras solo un año en el máximo nivel de la pelota cubana, Michel se fue del país, convencido por las promesas de agentes que le “vendieron” una firma pronta y segura. Sin embargo, tras un tiempo en Ecuador y República Dominicana, se dio cuenta de que la cosa no sería tan fácil como le habían dicho.

En tierra quisqueyana, se dedicó a entrenar y a mejorar su físico. Una vez puesto a punto, se presentó en varios showcases y despertó el interés de Dodgers de Los Ángeles y Tigres de Detroit, aunque finalmente ambas franquicias desistieron debido a las regulaciones de MLB que establecen multas por firmar peloteros más allá del 2 de julio.

Pero Báez seguiría llamando la atención de otros clubes y eventualmente la cosa se perfiló entre Astros de Houston y Padres de San Diego. Al final fueron los de California quienes movieron ficha en su favor.

“Poco tiempo después, la persona que me representaba me llamó para ir a una comida. Los Padres tenían tres millones para mí y querían ver qué yo decía. Les dije que sí, que no quería esperar más tiempo. Quería comenzar mi carrera lo más pronto posible”, reveló Báez, quien quedó ligado a los de la División Oeste de la Liga Nacional en diciembre de 2016 con un contrato de Liga Menor.

Los dos años siguientes los pasó entre clases Rookie y AA, y lidió con una lesión de espalda. Tras un 2017 muy destacado, que incluyó labor de 63.2 innings, siempre como abridor, con 89 ponches, récord de 7-2 y PCL de 2.54, fue catalogado  como el tercer mejor prospecto de San Diego y entre los 40 más prometedores por la MLB.

Tras un excelente paso por AA en 2018, año en el que fue elegido como Jugador de la Semana con los Storm de Lake Elsinore (10 de junio), en 2019 continuó mostrando un buen nivel y esto lo llevó a conseguir el gran sueño de ser subido directamente a MLB sin pasar antes por AAA.

“Nunca he pisado un terreno de AAA. Cuando me llamaron a la oficina, pensé que era para decirme que me subirían a ese nivel, pero nunca fue así: me dijeron que sería parte del roster del equipo principal. Solo pude pensar en mis familiares, en lo contentos que se iban a poner cuando se los dijera”, dijo en 2020 a Cubalite.

Debutó en las Mayores el 23 de julio de 2019 en un choque ante los Mets de Nueva York. En total, durante su año de novato en la Gran Carpa, participó en 24 partidos (23 de ellos en calidad de relevista) y terminó con récord de 1-1, efectividad de 3.03, 14 boletos, 28 ponches y WHIP de 1.315, todo ello en 29.2 entradas de labor.

En la campaña 2020, que obligó a acortar el calendario debido al Covid-19, Michel solo vio acción en 4.2 entradas con los Padres, no tuvo decisión, dio siete ponches y regaló par de boletos, además de permitir cuatro anotaciones limpias que elevaron su promedio de efectividad hasta 7.71.

Una lesión en su codo derecho lo sacó de circulación en 2021, año en el que no sumó presentaciones en ningún nivel de la pelota norteamericana. No obstante, regresó mejorado al año siguiente y, tras escalar desde A hasta AAA, en julio de 2023 fue promovido brevemente a la Gran Carpa, en donde solo completó par de innings en igual cantidad de partidos.

Actualmente, con 28 años cumplidos, Michel Báez aún tiene mucho béisbol que jugar. Ojalá luego de los obstáculos que tuvo en los últimos cursos, pueda volver a demostrar que tiene nivel para codearse con los mejores profesionales de América.

👉Si quieres recibir nuestros artículos de deportes y otros contenidos sobre ese ámbito en tu WhatsApp, únete a este grupo:

👉(Pincha aquí para unirte)

Anuncios
Anuncios
Anuncios

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¡¡¡Contáctanos!!!